El Campamento de colonia (V y final)

La culminación del campamento es la reunión de una curiosa fraternidad, una comunidad cuyo nexo es el goce y el sexo compartido, con un líder que se encarga de todo...

- LA COMUNIDAD

- - Me despertó Enrique al cabo de un par de horas, volvía a llover, mi cabeza se había despejado y me encontraba francamente mejor, cubiertos por un paraguas nos dirigimos a las duchas, ayudada por el muchacho me duché, me enjabonó completamente y dejo caer durante un buen rato el agua caliente sobre mi mientras me daba un agradable masaje en la espalda. Me sorprendió que en un momento dado al querer darme la vuelta para besarlo me rechazara y me dijera que en aquel momento mejor que no. Pensé que para él también había sido demasiado la sesión de sexo de la tarde.

- - Una vez limpia y relajada, me acompañó a vestirme y me volvió a sorprender al decirme que me pusiera una túnica blanca, le pregunté qué era aquello

- - - Enrique, ¿qué es esto? - Una túnica -contestó - Eso ya lo veo, pero ¿qué representa? ¿qué he de hacer con ella? - Ponértela. -dijo imperativo - ¿Para qué? - Ya lo verás, tu póntela - No, explícame por qué, o no me la pongo - Lo ha ordenado Javier - ¿Ordenado? -estaba alucinando - Sí, esta noche vas a ser admitida en la COMUNIDAD - ¿Se puede saber de qué hablas? - No, no puedo explicártelo, pero no te preocupes, ya te lo explicaré más adelante, ponte la túnica -insistió - De acuerdo, pero no me gusta este misterio

- - Vestida sólo con la túnica blanca, sin ropa interior como había ordenado Javier, me preparé a salir. Enrique que también se había puesto una pero de color rojo me cogió de la mano y nos volvimos a dirigir al comedor. Durante nuestra ausencia habían substituido las bombillas por velas dando a la sala un aire de misterio (estaba acojonada), distinguí que había más gente con túnicas también pero de distintos colores. Nos sentamos en unos cojines en el suelo

- - - Ahora te lo puedo explicar -dijo de repente Enrique - Pues explícate rápido porque estoy a punto de salir corriendo - Tranquila, no te dejes impresionar, nada malo te sucederá - Venga cuéntame de una vez -dije nerviosa - Verás, una parte de los que formamos este grupo de colonias pertenecemos a LA COMUNIDAD, nuestro líder es Javier, él selecciona a los miembros y cuida de nosotros. - Y ¿a qué os dedicáis? - Primero te tengo que decir un secreto, yo soy hijo de Javier - ¿qué? -quedé atónita, por edad podía ser, Javier seguramente pasaba de las treinta y Enrique podía ser su hijo aunque algo precoz, desde luego la polla de Enrique podía ser heredada de Javier, era algo más pequeña pero claro, tenía menos años. - La prueba la tienes en nuestras vergas, habrás notado que la mía es anormalmente grande para mi edad - Sí. - Es una enfermedad heredada de Javier, elefantiasis la llaman, la suya también sigue creciendo, ahora le alcanza los 26 centímetros y con el tiempo puede llegar a los 35 - Ahora entiendo, con 26 centímetros casi me parte en dos. - Exacto, y ese es el fundamento de LA COMUNIDAD, sólo los o las que han podido resistir ser follados por Javier pueden pertenecer, de esta manera sus cuerpos al ser follados continuamente por él se van dilatando también con el tiempo y si no lo hiciera así, lo que te ha pasado a ti, con el tamaño que ahora ya alcanza su polla, podría dentro de un par de años significar la muerte de la persona que fuera follada por él, o por mí en un futuro. - Y ¿por qué no prepara a una persona sola en lugar de a todo un grupo? Además ¿por qué tan jóvenes? - En un principio no existía la idea de formar un grupo, el inconveniente es que después de follar con él, ya no se puede sentir lo mismo con otros hombres, poco a poco se encontró que sus amantes se ponían de acuerdo para compartirlo pero todas querían estar con él. En cuanto a la juventud es debido que necesita que los cuerpos sean lo mas jóvenes posible para que la elasticidad del cuerpo sea mayor, a partir de cierta edad es más difícil conseguir dar de sí los músculos. - Pero yo no soy tan joven como los demás, ¿por qué a mí? - Se lo pedí yo, estoy enamorado de ti -quedé en silencio al oír esto - Te hice pasar por un riesgo al hacer que te acostases con él, pero confiaba que aguantaras, por suerte no me equivoqué - Poco ha faltado, pero dime más cosas, ¿quién pertenece al grupo? ¿Dónde están los demás? - Los demás están en la cabaña del embarcadero, estarán follando toda la noche, para conseguir que la gente se desinhiba cada día Javier ponía un potente afrodisíaco en la cena, hoy a puesto ración doble así que no pararan hasta dentro de varias horas. - Muy inteligente, ahora entiendo las calenturas que tenía a todas horas - No creo que a nadie le importe haberse pasado unos días follando sin parar, además alguno como "gordi" a descubierto sus verdaderos gustos. - Sí -sonreí - Prepárate, ahí llega Javier, hoy junto a otros candidatos vas a ser admitida, no te preocupes yo te iré indicando lo que tienes que hacer.

- - Quedamos en silencio, llego Javier vestido con una túnica negra, detrás de el Juani y Marga (las dos pequeñas mamonas del primer día), con unas túnicas rojas también, se sentó en una silla cubierta con una seda a modo de "trono", las dos chicas a sus pies una en cada lado. Mis ojos ya se habían acostumbrado a la luz tenue de las velas, pude ver las caras del resto del grupo. Estaban Emilio (al que vi cómo enculaba el primer día) con una túnica blanca, Miguel con una roja, Ramis con una roja también entre ellos Ana y Lucia con la túnica blanca (se las había follado el día del juego de las banderas), Astrid con una blanca también era la que estaba sentada junto a mi formando entre todos un circulo. Poniéndose de pie Javier comenzó el discurso de admisión. - -

- A todos se os ha explicado qué es LA COMUNIDAD - Siiii -contestamos al unísono - Quiero que sepáis que sois libres completamente, si queréis marchar podéis hacerlo, ahora o más adelante, no tenéis ninguna obligación ni conmigo ni con el grupo, los que queráis estar será por vuestra propia voluntad. ¿Alguno quiere levantarse e irse? - Nooo - volvimos a decir todos - Bien, hoy tenemos a nuevos compañeros, en primer lugar y siguiendo el orden esta Emilio, levántate - Sí -se levantó, podía apreciar por el bulto que le formaba la túnica que ya estaba empalmado - Después de la primera noche en que probaste mi verga has estado suplicándome que volviera a encularte - Sí - Bien, pero has de tener un poco más de preparación para recibirla completamente, de momento seguirás con la túnica blanca, eso quiere decir que hasta que entren nuevos miembros a LA COMUNIDAD tendrás que estar al servicio de los rojos, ellos podrán hacer contigo lo que deseen, todo encaminado a irte preparando para que cuando seas llamado por mí puedas admitir dentro tuyo toda mi verga, ¿estás de acuerdo? - Sí -dijo sin dudarlo - La siguiente es Ana, tú estarás en la misma situación que Emilio, pero tu túnica será amarilla, eso querrá decir que aparte de estar al servicio de los rojos, también deberás estarlo al de las rojas, puesto que tus gustos sexuales están claramente divididos entre los dos sexos. ¿Estás de acuerdo? - Siiii -una mueca de satisfacción se reflejó en su rostro - Ahora Lucia, levántate - Sí - Tú pasaras a llevar la túnica roja directamente, eso quiere decir que aparte de hacerlo con quien tú quieras podrás ser llamada por mí en cualquier momento, en el bosque ya demostraste que podías admitirme dentro tuyo, estoy contento que estés con nosotros - Es un gran placer -contestó solícita - Astrid - Sí -contestó levantándose con rapidez - Tú estas aquí a petición de ellas, -dijo señalado las dos chicas que tenía sentadas a los pies - Sí señor - Me han dicho que aunque ahora mismo no estás preparada, tienes unas grandes aptitudes para en un futuro no muy lejano poder alojarme en tu cuerpo con facilidad - Eso espero señor - No me llames señor, seguirás con la túnica blanca hasta que todos los rojos den su visto bueno para que te haga una prueba. - Sí, gracias -desde luego era sumisa - Y por fin la ultima, que no por ello la menos importante, Lily - Sí -me levanté - Eres un caso excepcional, verás que eres bastante mayor que el resto - Sí, ya lo he notado - A petición expresa de mi hijo te probé, y he de decir que quedé sorprendido gratamente - Gracias - Parece mentira que un cuerpo de tu edad sin estar acostumbrado haya podido admitir el tamaño de mi verga, pienso que con entrenamiento aprenderás a no pasarlo tan mal como esta tarde. - Eso espero, aunque nunca había tenido tantos orgasmos como con tu verga dentro mío - Tranquila, lo conseguiremos. Tu túnica dado esta situación excepcional será púrpura -se notó un murmullo general - ¿Púrpura? - Sí, eso querrá decir que todos estarán a tu servicio, incluso a petición tuya podrás acostarte conmigo. Serás la REINA de LA COMUNIDAD. - No sé qué decir -dije sorprendida - Eso te dará derecho a todo, podrás probar nuevos candidatos o candidatas, usar para tu placer a quien quieras de uno en uno o todos de golpe, lo que tú ordenes se hará, y si quieres podrás engendrar un hijo mío o de mí hijo. Desde este momento eres igual a mí dentro de la jerarquía de LA COMUNIDAD. - Muchas gracias, sabré corresponderte este gran honor como te mereces. - Ahora voy a imponerte la túnica, acércate

- - Me situé frente a él, una de las dos chicas acercó una bandeja con una túnica púrpura plegada, me ordenó quitarme la blanca y mi cuerpo desnudo quedó delante de todos

- - - Compañeros -dijo- vamos a purificarla para que nada sucio quede de su vida anterior - Siiii - Sí, purificadme -exclamé

- - Me rodearon todos, y comenzaron a lamer mi cuerpo, me limpiaban con sus lenguas, las notaba por todos sitios, recorrían mis piernas, mis nalgas, mi espalda y pechos, mis brazos y dedos fueron chupados completamente, al cabo de unos minutos mi piel era un dispositivo súper sensible que enviaba impulsos de gusto a mis neuronas, noté aquellas lenguas entrando en mis orejas, en los pliegues de mi cuello, chuparon mi orificio anal hasta dejarlo muy sensible, entraban y salían de entre mis labios vaginales entreteniéndose en limpiar una y otra vez todos los rincones, recogían ya mis propios jugos que resbalaba y salían de mi vagina, me mantenía de pie con los ojos cerrados, procurando no caer rendida a punto ya del primer orgasmo que no tardó en llegar, un gemido escapó de mi boca mientras todos se lanzaban a intentar recoger en sus bocas mis líquidos. Las piernas comenzaban a fallarme y me senté en el suelo, me secaron con una toalla y me ayudaron a levantarme de nuevo, me acercaron a Javier que con la túnica púrpura en la mano me esperaba, levanté los brazos y dejé que la túnica cayera sobre mí, la polla de Javier rozaba mi vientre inevitablemente. El agradable tacto de la seda sobre mi cuerpo hizo que me sintiera bien, Javier me cogió de la mano e hizo que me sentara a su lado en otra silla cubierta con seda roja.

- - Enrique se levantó y con un pequeño martillo hizo sonar un gong, todos se quitaron la túnicas excepto Javier y yo, un nuevo golpe de martillo indicó que podía empezar la instrucción de los nuevos. Emilio, Ana, Astrid y Lucía pasaron al centro del circulo mientras el resto se abalanzaron encima, en principio, los protagonistas fueron las manos y las lenguas que recorrían los cuerpos de los iniciados que a su vez respondían de la misma manera. Sentada junto a Javier era una privilegiada espectadora del espectáculo, de vez en cuando miraba a Javier, notando como su túnica comenzaba a tomar la forma de su pene que crecía debajo, las dos chicas que estaban sentadas a sus pies metiendo la cabeza por debajo del faldón de la túnica comenzaron a recorrer con sus bocas la gran tranca de Javier, veía sus cabezas marcándose en la tela como subían y bajaban por toda la longitud del pollón, Javier acompañaba las cabezas con la mano y miraba extasiado la orgía que tenía lugar a sus pies.

- - Emilio a cuatro patas recibía en su culo la polla de Miguel mientras su lengua recorría el coñito de Astrid, esta también chupaba a Lucia que con las piernas abiertas empujaba la cabeza de Astrid contra su entrepierna a la vez que chupaba junto con Ana la polla de Enrique, Ramis con la cara metida entre las nalgas de Enrique metía su lengua en el ano dándole un apasionado beso negro que, por la cara de Enrique, se demostraba muy eficaz. - - Dándose la vuelta, Enrique clavó la polla en la boca de Ramis que, más que chupar, se dejaba follar por los golpes de cadera de Enrique, Ana sentada sobre Miguel se metía hasta el fondo de su almeja la verga de éste que había salido del culo de Emilio, momento que éste aprovecha para clavársela en el culito de Astrid entre jadeos y gritos de ésta a cada poco que le va entrando dentro. Lucía come ahora la polla de Ramis que sigue siendo follado por la boca.

- - Javier, ya sin túnica, lame las tetitas de Juani mientras Marga continua chupándole el capullo (es lo único que consigue meter dentro de la boca), a la vez que sus dedos juegan con la puerta trasera de Juani que por delante recibe los dedos de Javier. Yo me quito también la seda que me cubre y de rodillas junto a Javier paso mi lengua por sus huevos y polla, dejo el capullo para Marga pero del resto me ocupo yo, Marga coge mi mano y la lleva hasta su cuevita, enseguida la acaricio y consigo que empiece a mojarse, veo los flujos que caen de entre las piernas de Juani por los efectos de los dedos de Javier y Marga, no puedo resistirme y dejando momentáneamente a Javier comienzo a lamerle los muslos hasta el coñito, recogiendo todo lo que mi lengua puede. Un fuerte grito me hace girar la cabeza, Enrique ha metido su pollon en el culo de Astrid, ésta chilla de dolor pero no deja de empujar hacía atrás, veo el rabo, cómo va entrando perdiéndose en las entrañas de la chica, desde luego no era la primera polla pero sí de aquel tamaño, debajo de ella Ana acompaña con la mano la polla de Enrique mientras chupa el clítoris de Astrid a la vez que ella misma es follada por Miguel, Emilio sentado sobre la polla de Ramis es enculado mientras besa y estruja el pecho a Lucía que sentada sobre la cara de Ramis también deja que éste meta su lengua y dedos por todos sus orificios.

- - Incorporando a Marga, Javier la levanta y apuntala su cipote en la entrada de su chocho, poco a poco la va dejando caer y entre fuertísimos jadeos de la chica, la va empalando (si la dejara caer de golpe la mataría, sin duda), sólo ha metido la mitad cuando comienza a moverla arriba y abajo como si fuera una muñeca; no la mete más, ese debe ser su límite. La miro con envidia, tengo ganas de que acabe para sustituirla y dejar que todo aquel cañón de carne entre dentro mío, pero yo la admitiré toda, no pienso dejar nada fuera. Marga se corre una y otra vez, mientras Juani lame los bajos de Marga para que su goce sea mayor, yo sigo lamiendo los huevos de Javier mientras me masturbo pensando en lo que me espera. Después de unos estertores Marga ha llegado a su límite, pierde las fuerzas y Javier la levanta y sacándole la polla de dentro la recuesta en el suelo a su lado, Juani enseguida comienza a pasar la lengua por el conejito de Marga para aliviarle después del esfuerzo.

- - Ahora me toca a mí. Me levanto con mis dedos aún dentro, quiero estar bien lubrificada, acercándome a Javier que sigue sentado cojo su cipote inmenso y comienzo a refregarlo por mi entrada, lo noto mojado de los flujos de Marga, eso aún me excita más, está caliente y lo siento palpitar cuando roza mi pubis. Levanto la pierna y la apoyo en su rodilla, ahora su capullo roza la entrada, por unos segundos la puntita entra y sale de dentro mío unos pocos centímetros. Estoy chorreando. Deseo que la meta ya, me pongo de pie sobre sus rodillas y comienzo a bajar, no tardo mucho en notarla, se mantiene erguida ayudada por Juani que la dirige hacia mi entrada, mis rodillas se van flexionando a medida que la verga entra dentro mío, noto aquel enorme cilindro dentro mío y mirando hacia arriba con los ojos perdidos sigo bajando, ha entrado algo más de la mitad y bajo las piernas al suelo, Javier me mueve circularmente haciendo que mis orgasmos hagan su aparición, primero los noto separados, con intervalos, de uno en uno, sigo bajando y vuelvo a notar que llego hasta aquel punto donde nunca antes había llegado, Juani ahora chupa mis pezones que han adquirido un tamaño descomunal mientras tres de sus dedos están alojados en mi culo.

- - Javier comienza a moverse, hasta ahora lo había hecho todo yo sola, sus caderas empujan con suavidad hacía arriba metiendo poco a poco el resto de su polla, mis gemidos van acompañados por lagrimas que no puedo evitar, no me duele tanto como hace unas horas pero aún es mayor el dolor que el placer, todo y que Juani consigue que oleadas de placer lleguen de otras partes de mi cuerpo y compensen el dolor de mis entrañas. Por fin noto los huevos de Javier entre mis piernas, ya esta toda, ahora sí que al cabo de unas pocas embestidas comienzo a notar gusto, cada vez más, mi cuerpo es la segunda vez que recibe aquella gran polla y comienza a aceptarla menos dolorosamente. Unos minutos después ya todo es placer, vuelvo a tener orgasmos consecutivos, prácticamente seguidos. Apoyada en el suelo me levanto y me siento empalada en la polla, entra y sale casi hasta la mitad haciéndome volver loca, jadeo y grito sin parar, Juani sigue chupando mis tetas pero quita los dedos del ano, no lo sé en aquel momento pero van a ser substituidos, una polla busca la entrada. Enrique de pie detrás mío entre las piernas de su padre, busca la entrada de mi culo, va encularme a la vez que Javier la tiene dentro mío. Siento un momento de pánico al pensar que la polla de Enrique no son los deditos de Juani, me van a partir en dos si meten a la vez sus aparatos.

- - Convencida que no podré resistirlo intento salirme de Javier, pero es imposible, estoy demasiado clavada. Noto la polla de Enrique cómo entra, lo primero que siento es su grueso capullo que traspasa mi esfínter, un alarido mío hace que todos miren hacía allí, estoy sin moverme recibiendo en mi culo la polla de uno mientras tengo la mitad de la polla del otro dentro de mi almeja, Enrique empuja hacía arriba con fuerza haciendo que su pene entre rápidamente, suplico que pare mientras grito y lloro. Sus huevos chocan contra mi, ya esta toda dentro, comienza a moverse arriba y abajo, reacciono con placer ¡es increíble notar dos pollas dentro! Y mas de aquel tamaño. Javier sin moverse deja que sea yo que al ritmo de las envestidas de Enrique me siente y levante de sus rodillas con su cipote dentro, el placer es infinito y los orgasmos seguidos hacen que entre en una especie de sopor previo a desmayarme, voy quedando sin fuerzas cuando Javier acelerando el ritmo se vacía dentro mío, noto chorros de leche inundándome y resbalando hasta el suelo pues mi cuerpo se ve imposibilitado de retenerla dentro, quedo abrazada a él mientras Enrique sigue taladrándome por detrás, un fuerte golpe de caderas y la leche caliente inunda mi trasero. Me levantan entre los dos chorreando leche y me depositan en mi silla, allí voy mojando la seda con la leche de sus corridas, Marga la va recogiendo con la lengua y de vez en cuando la coge directamente de mi vagina, es agradable notar el tacto de su dulce lengua después del trasiego al que he sido sometida.

- - Mientras me recupero, disfruto mirando a los demás, Juani aprovecha que la erección de Javier ha menguado considerablemente para sentarse sobre el y metiéndose la polla dentro de su concha, hace que esta se introduzca casi completamente. En plena efervescencia sería imposible. Más que follársela la masturba como un consolador, ella gime y abre los ojos desmesuradamente, no cabe duda que sus movimientos han conseguido que el cipote de Javier se vaya recuperando y creciendo dentro de ella, él la sujeta por las nalgas para que no caiga de golpe y se la clave hasta el fondo, aún así por la cara de ella no creo que nunca la hubiera tenido tan adentro, mirándola me veo a mí misma, sus lágrimas asoman a los azules y angelicales ojos, las piernas completamente abiertas y sujetadas por Emilio que delante de ella le ha puesto la polla en la boca para que se la chupe.

- - Ana estirada en el suelo deja que Ramis y Miguel la chupen y la acaricien, mientras ellos mismos son follados por Enrique alternativamente, detrás de ellos Lucia se lo monta con Astrid, las dos con las piernas entrecruzadas dejan que sus excitados clítoris se follen mutuamente como pequeños penes. La fijación de Enrique por los culos es enfermiza, después de sodomizar a los dos muchachos, coge a Lucia por las caderas y separándola de Astrid le mete su precioso rabo en el culo, esta brama de placer al notar aquel trozo de carne caliente fundiendo su ano. Ana a cuatro patas recibe ahora a Ramis en su almeja y a Miguel en su culo, aunque los tamaños no son los mismos, ahora entiende lo que sentía yo taladrada por los dos lados y jadea con fuerza. Las corridas se generalizan, veo salir la leche de la comisura de los labios de Juani, la polla de Emilio se ha corrido dentro de ella pero no para de chupar y beber todo lo que puede, está ida de pasión por culpa de la polla de Javier que la sigue perforando. Ana sentada en el suelo recibe sobre su cara y cuerpo las corridas de Ramis y Miguel, las recoge con la mano y se las va llevando a la boca a medida que caen sobre ella.

- - Astrid recibe en su cara la leche de Enrique que justo antes de correrse la ha sacado del culo de Lucia y la ha orientado hacía el rostro de Astrid, Lucia incorporándose lame la cara de la chica recogiendo la leche que Enrique le ha negado, veo los muslos de las chicas completamente empapados y eso indica los innumerables orgasmos que han tenido.

- - Un grito, no de dolor precisamente, me hace comprender que Javier esta vaciando sus huevos dentro de Juani, esta rie y llora a la vez notando el liquido caliente y espeso que la inunda, es la felicidad completa. Yo soy la ultima en correrme con la lengua de Marga, las dos al unísono llegamos al orgasmo pues su mano tampoco se ha estado quieta y se ha masturbado a la vez que me comía. Las caras reflejan cansancio y felicidad, todos hemos quedado satisfechos y saciados. Creo que costaría mucho disolver este grupo, somos un buen grupo de amantes. - -

De camino a las cabañas, miro al embarcadero, ya no hay luz, el otro grupo también habrá acabado, efectivamente en la cabaña Pedro ya duerme acompañado por Carmen, los miro un momento a los dos desnudos sobre el colchón, aún veo los restos de la corrida de los dos en las sabanas. Me acuesto y enseguida se me une Enrique, me da un beso y abrazados nos dormimos.

- - Epilogo: la vuelta a casa

- - Por la mañana me despiertan unos gemidos, Pedro esta haciéndole el amor a Carmen, digo haciéndole el amor y no follando por la ternura con que lo hacen, creo que han formado pareja. Siento envidia y comienzo a acariciar a Enrique, se despierta y dándose cuenta de la situación cubre mi cara y boca de besos mientras sus manos recorren mi cuerpo suavemente, dándome la vuelta quedo en posición de 69, chupo su polla con deleite y el mi coñito, no mete sus dedos, sólo juega con la lengua en mi clítoris. Recorro sus huevos hasta su orificio anal, noto como da pequeños respingos cuando siente mi lengua entrar en su ano, pienso que debe ser virgen por él, con la polla que tiene siempre debe "dar".

- - Un silbato interrumpe el momento, miro la hora y me doy cuenta que en media hora saldrá el autocar, hemos de levantarnos y asearnos, hemos dormido demasiado. Me incorporo y a pesar de las protestas de Enrique me levanto, veo que Pedro apura el polvo con Carmen sobre él. Las grandes tetas de Carmen botan con el movimiento de las embestidas, me hace gracia y la miro un par de minutos, las protestas de Enrique, que sigue con la polla completamente tiesa, hacen que riendo vaya corriendo al baño y Enrique me sigue, me alcanza y apoyándome contra la pared empieza a meter su polla en mi conejito, me cuelgo de su cuello abrazándolo con las piernas, le dejo entrar gustosa, me encanta follar con él. Llegamos al orgasmo Carmen y yo a la vez por los jadeos que damos las dos. Los dos chicos tampoco tardan en correrse casi a la vez, acabamos y reímos los cuatro.

- - Rápidamente nos lavamos y vestimos, hacemos de cualquier manera la mochila y salimos al exterior, ya esta allí el autocar, vamos entrando en él. Nos invade cierta tristeza, hemos estado 4 días allí y han sido los mejores de mi vida y de la vida de los demás, se cierra la puerta con todos sentados dentro y arranca, el silencio predomina entre todos. Los recuerdos de los días pasados se agolpan en nuestros cerebros, en silencio voy mirando a todos, me he acostado con todos ellos y ellas, recuerdo cada momento de los pasados con cada uno.

- - De repente me viene a la cabeza Juan, mi exnovio. Lo encontrare en la estación de autocares cuando lleguemos, desde luego no quiero volver con él, mi futuro inmediato es con Enrique y LA COMUNIDAD. Él también se lo habrá pasado bien con Carla, la otra monitora que volvió con él a casa el domingo por la tarde. No puedo evitar pensar que sus 14 o 15 cm. ya no me sirven para nada, en silencio esbozo una sonrisa y miro a Enrique que a mi lado ha cerrado los ojos parece que duerme apoyado contra la ventana.

- - Cierro los ojos yo también apoyada en Enrique, faltan seis horas para llegar.

- - FIN

comentarios a [email protected]

FavoriteLoadingAgregar a favoritos

Otros relatos recomendados

Deja un comentario


Blogarama - Blog Directory
Blogs Directory